Entradas

Regalos de la vida

Imagen
La vida nos hace regalos cada día, mas en muchas ocasiones andamos tan concentrados en nuestros problemas o rutina diaria que ni siquiera reparamos en ellos. Quiero compartir con ustedes uno de esos regalos que la vida me dió justamente a un día de que terminara el año 2017.
Había quedado con mi grupo de amigos para ver la puesta de sol mientras compartíamos vino y charlas de como nos había ido en el año, nada como hablar sobre las metas logradas con en sonido de las olas rompiendo en la arena junto a una vista privilegiada. Vivir en esta isla trae la ventaja de poder presenciar el sol perderse en el mar, ver la luz del día degradarse sobre el agua es algo mágico. Cada uno de nosotros había llevado algo, yo me agencié un vino de uvas, otro llevó galletas dulces, un kake, era una especie de picnic. Mientras hablábamos de amigos ausentes y de cuanta cosa se nos ocurriera, de la nada, apareció entre nosotros un perro, callejero tal vez pero muy bien cuidado. Siempre me pregunto que tend…

¿Cómo decir adiós?

Imagen
Cuando termina una relación, ya sea una de larga duración o de poco tiempo, muchas veces nos resistimos a decir adiós, siempre guardamos ese ápice de esperanza de que todo volverá a ser lo que era. Sucede también que nos aferramos a una persona que no nos corresponde, o que no siente los mismo que sentimos por ella, cuando esto sucede nos parece que nada tiene sentido, que ha llegado el fin de nuestros días. Sentir dolor es muy normal, somos seres humanos y si bien es cierto que muchas veces no somos capaces de controlar lo que sentimos, podemos aprender a lidiar con el dolor y poco a poco seguir adelante, porque sí, el camino no termina aquí aunque así lo sientas ahora. Acá te dejo entonces algunos tips que siempre me han funcionado, espero te sean de ayuda.  Aceptar lo que sucede.  Éste el primer paso y considero que es el más importante. Aceptar lo sucedido duele, lo sé, y sé cuanto cuesta aceptar que no hay vuelta atrás cuando tu corazón te pide a gritos que lo vuelvas  a intentar…

Lección inesperada

Imagen
Moría de hambre. La noche caía sobre el Vedado habanero mientras yo, desandaba toda la avenida 23 buscando un lugar ecónomico donde comer. Unos pasos ante mí un anciano vestido con ropas sucias y andar cansado aseguraba a una de las travillas de su pantalón una bolsita de nylon con contenido dudoso, como si asegurara un gran bolsa de oro o un tesoro. Lo más curioso es que no era una ni dos, sino casi una decena de ellas, hasta hacía lucir su caminar gracioso cual si se tratara de maracas atadas a su cintura.

 "Que cosas raras me encuentro siempre en la Habana"- pensé. No fue hasta unas cuadras más tarde que este hombre me diera la lección de humildad y generosidad más grande que me han dado en la vida. Llegó a una esquina y lentamente se recostó en el suelo junto a varias cajas viejas, me recordó aquellas casitas que me hacía cuando era niña y jugaba a ser mamá. Con mucha paciencia, esa que se adquiere con los años, comenzó a desanudar cada una de las bolsitas y las colocó …

Que no se apague tu luz

Imagen
Siempre he creído que cada persona cuando nace, trae consigo una luz. Inicialmente es una luz pequeñita y leve. De cada cual depende que brille cada día más o que poco a poco se extinga.


Habrá días en los que brillar se tornará imposible. Sí, lo sé, tal vez te pasa que en ocasiones cuando suena el despertador quisieras extrangularlo o sientes que la cama tiene pegamento y que por más que lo intentas no puedes despegarte de ella. Tal vez te sucede que sientes que nada te motiva, que toda tu vida te la pasate planificando ser alguien de bien para la sociedad, estudiar hasta lograr ser un profesional y que justo ahora que lo has logrado te quedas mirándote al espejo y preguntándote ¿y ahora qué?. Será tal vez que eso que llaman madurez está tocando a tu puerta y te niegas a abrirle, pero más tarde que pronto aunque le neguemos la entrada ella forcejará la cerradura y al final quieras o no terminará invadiéndote.
Hace unos dias comentaba con una amiga que a veces me invade esa sensación…

Enamórate de ti

Imagen
Enamórate de ti, sí, lo digo en serio, y tal vez pienses que te estoy hablando de ser egoísta, de dejar todo a un lado y creerte el centro del universo, pero no hablo de eso. Hablo de mirarte al espejo cada mañana y decirte a ti misma "Que linda amanecí hoy!!!", sin importar que estés despeinada y sin maquillaje, sin esperar que alguien más te lo diga. Eres linda, tú lo crees y con eso es suficiente.

Enamorarte de ti misma para nada te hace un ser autosuficiente, cuando te amas derrochas seguridad y poder en tu persona, y cuando crees en ti misma puedes salir a comerte el mundo.
No puedes amar a alguien, no a full, si no te amas primero, ni nadie podrá amarte de verdad si no ve en ti esa pasión. Nadie creerá que puedes hacerlo si tu misma no lo crees posible. Todo siempre comienza por uno mismo.
Por eso enámorate de ti, mímate, hazte regalos, y no hablo de regalos materiales simplemente, sino también regálate momentos, sal, camina, encuentra nuevos lugares, házte fotos, de…

El dolor de crecer

Imagen
Crecer duele.
Crecer es la espina que amenaza desde que nacemos con romper esa burbuja que llamamos "vida".
Crecer es notar que tu alrededor cambia a una velocidad que asusta. Nunca el tiempo pasa tan rápido como cuando creces.

Nadie te advirte de este dolor, crecer duele, duele tanto como las despedidas inesperadas y eternas. Duele como enamorarse de la persona equivocada, como duele ese golpe repentino y certero que llega sin avisar.

Crecer duele tanto como amar de más, duele tanto como morir.
Crecer duele, no lo hagas.

Atrévete a vivir

Imagen
Alguien un día me habló de la vida y de su similitud con un sendero desolado. Me dijo que el camino no siempre es en colores, que a veces se torna en tonos de grises, y otras se vuelve tan oscuro que no podemos ver más allá que unos pocos metros. Muchas veces no existirán las fuerzas para caminar. Ese alguien me dijo que no sería fácil, incluso que el camino tendrá más espinas que rosas y que cada día antes de salir nuevamente a andar dedicaré mi tiempo a enmascarar los golpes y a pintarme con labial rojo una sonrisa en la cara. Me dijo que en el trayecto encontraré gente ingrata, pero también personas que ayudarán a sanar mis heridas. Me aseguró que muchos dirán que no puedo lograrlo, algunos me robarán las ideas y otros tantos saltarán al vacío conmigo, sin importar que suceda. Ese alguien me contó que habrá desconocidos que me roben una sonrisa fugaz y conocidos que me obliguen lágrimas más de una vez. Aseguró que sobrarán las despedidas y encuentros, que probaré el sabor de los s…