jueves, 29 de enero de 2015

Incertidumbre



Su historia no comenzó de la mejor manera, quizás no sea la más linda, o tal vez sea una historia de esas que se repiten a cada segundo en algún rincón de este planeta. No sé qué fueron o si aún existe algo entre los dos, tal vez sencillamente nunca han sido nada. Kilómetros que duelen y esos escasos días que se ven les dejan la boca con hambre de besos y las manos cada vez más vacías. 


 -         - No quiero que te vayas- le dijo ella mientras se aferraba a él como abraza un náufrago a su tabla salvavidas.

Se quedaron así por unos segundos sin separarse siquiera, con esa espina de saberse ajenos y con la terrible duda de no saber cuándo ni cómo se volverían a encontrar. Con un beso profundo e intenso, como si se les escapara la vida en ello se despidieron.

-         - No quiero irme.- él repondió, pero se fue…

viernes, 23 de enero de 2015

Sinceridad

Hola buen día para todos los que leen a esta musa. Por estos días he estado con mi hombro dispuesto para esas personitas que llamo "hermanas de la vida" y sus problemas de pareja. El tema central ha sido "la sinceridad". Buen tema para dialogar este viernes.


Empezemos definiendo ¿qué es la sinceridad?. No es más que la manera de expresarse directamente, sin rodeos ni fingimientos. Muchos la valoran como algo poco común o muy difícil de encontrar en una persona y es que la sinceridad implica el respeto por lo que se dice en consecuencia con lo que se piensa o se siente. Mas no siempre ser totalmente sincero nos lleva a un resultado positivo. No es sencillo serlo.

Al menos yo pienso mucho en las consecuencias que puede traer consigo dicha sinceridad. Pero, ¿por qué muchas veces sentimos que no podemos ser totalmente sinceros con alguien? ó ¿por qué puede llegar a molestarnos esa sincerdidad con que otra persona nos habla? A veces nos da miedo que nos digan esas verdades que llevamos a escondidas. Creo que siempre ser sincero implica ganar o en el peor de los casos perder. Y como en la mayoría de los casos no queremos perder o tememos a los cambios, digamos ese puesto laboral, una relación, cierta comodidad, etc, pues la sinceridad queda media disfrazada. Imaginemos por un instante que podemos ser sinceros totalmente y que ello no implique ninguna consecuencia. Sería ideal, llegar y que tu jefa te deje caer todas su lluvia de insatisfacciones sobre tu trabajo, en vez de estar hablándolas por los pasillos, o a su vez decirle a tu vecino que te mueres por él aun cuando está casado y su mujer es tu mejor amiga.

Sucede también que en ocasiones nos engañamos nosotros mismos, nos creemos que somos seres sinceros, y estamos muy lejos de llegar a serlo. Creo que aplicar la sinceridad es algo muy personal de cada cual, lo que si estoy segura es que aunque duela o moleste, es preferible para evitar males mayores. La pregunta final es: ¿ser sincero o no?, siempre arriesgas pero al final terminarás agradeciendo el gesto.

Recuerda:

Sinceridad no significa obligatoriedad de contarlo TODO, sino saber interpretar cuanto desea o no escuchar la otra persona.

Feliz viernes!!!!  :)