viernes, 24 de enero de 2014

Sentimientos encontrados




DESPEDIDA: "Cuanto odio esa palabra!!!". Luego de un tiempo aprendí que decir adiós siempre es triste, es querer tragar en seco y sin embargo ese nudo en la garganta no baja y se queda atorado sin dejarte siquiera respirar. Es esas ganas inmensas de abrazarte a ese alguien y pedirle que no se marche, enraizarse a sus pies y no dejarle ir. Me han tocado despedirme tantas veces de amigos y familia, algunas de esas dependidas han sido para siempre, de esas que sabes que son únicas y que no volverán a repetirse. Otras han sido despedidas momentáneas, fugases y repetidas. Lo que mas duele es no saber cuando volverás a encontrarte con ellos, si regresarán y ya no estarás, o si los esperarás y nunca más regresarán.

Las despedidas siempre dejan dudas o remordimientos, dejan cosas por decir o vivir. Lo mejor de todo es que justamente cuando nos despedimos de alguien algo de ti se va para siempre y contigo se queda algo de quien se despide, ese algo es lo que los mantiene juntos por siempre, no importa el tiempo, la vida.

Esta musa se despide este viernes con una frase que leí hace unos días y que viene como anillo al dedo:

"Un hilo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar el tiempo, el lugar ni la circunstancia. El hilo se puede estirar o enredar, pero nunca se romperá."