Entradas

Mostrando entradas de 2016

Enamórate de ti

Imagen
Enamórate de ti, sí, lo digo en serio, y tal vez pienses que te estoy hablando de ser egoísta, de dejar todo a un lado y creerte el centro del universo, pero no hablo de eso. Hablo de mirarte al espejo cada mañana y decirte a ti misma "Que linda amanecí hoy!!!", sin importar que estés despeinada y sin maquillaje, sin esperar que alguien más te lo diga. Eres linda, tú lo crees y con eso es suficiente.

Enamorarte de ti misma para nada te hace un ser autosuficiente, cuando te amas derrochas seguridad y poder en tu persona, y cuando crees en ti misma puedes salir a comerte el mundo.
No puedes amar a alguien, no a full, si no te amas primero, ni nadie podrá amarte de verdad si no ve en ti esa pasión. Nadie creerá que puedes hacerlo si tu misma no lo crees posible. Todo siempre comienza por uno mismo.
Por eso enámorate de ti, mímate, hazte regalos, y no hablo de regalos materiales simplemente, sino también regálate momentos, sal, camina, encuentra nuevos lugares, házte fotos, de…

El dolor de crecer

Imagen
Crecer duele.
Crecer es la espina que amenaza desde que nacemos con romper esa burbuja que llamamos "vida".
Crecer es notar que tu alrededor cambia a una velocidad que asusta. Nunca el tiempo pasa tan rápido como cuando creces.

Nadie te advirte de este dolor, crecer duele, duele tanto como las despedidas inesperadas y eternas. Duele como enamorarse de la persona equivocada, como duele ese golpe repentino y certero que llega sin avisar.

Crecer duele tanto como amar de más, duele tanto como morir.
Crecer duele, no lo hagas.

Atrévete a vivir

Imagen
Alguien un día me habló de la vida y de su similitud con un sendero desolado. Me dijo que el camino no siempre es en colores, que a veces se torna en tonos de grises, y otras se vuelve tan oscuro que no podemos ver más allá que unos pocos metros. Muchas veces no existirán las fuerzas para caminar. Ese alguien me dijo que no sería fácil, incluso que el camino tendrá más espinas que rosas y que cada día antes de salir nuevamente a andar dedicaré mi tiempo a enmascarar los golpes y a pintarme con labial rojo una sonrisa en la cara. Me dijo que en el trayecto encontraré gente ingrata, pero también personas que ayudarán a sanar mis heridas. Me aseguró que muchos dirán que no puedo lograrlo, algunos me robarán las ideas y otros tantos saltarán al vacío conmigo, sin importar que suceda. Ese alguien me contó que habrá desconocidos que me roben una sonrisa fugaz y conocidos que me obliguen lágrimas más de una vez. Aseguró que sobrarán las despedidas y encuentros, que probaré el sabor de los s…