martes, 24 de diciembre de 2013

Motivos para una Navidad


Cuando era niña moría por que llegaran estas fechas, decir DICIEMBRE para mi era la mejor etapa del año luego de mi cumple, me encantaban ver los regalos, la ropa nueva que me compraba mi mamá para despedir el año, toda la deliciosa comida que preparaban en casa. Esa noche antes del 25 no podía a penas dormir deseando que amaneciera, sentir el despertador de mi abue, verlo por la rendija de mi ventana como encendía la leña y luego taparme los oídos con mi almohada porque moría de tristeza al escuchar los chillidos del puerquito, eran días de estar en familia, de estar unidos, esos días eran los días en que todos sin excepción de cuan lejos viviéramos, al final del día terminábamos sentados en la misma mesa, celebrando lo mismo: la unión de la familia.
Escuché una vez que alguien dijo cuanto odiaba estas fechas, y no le entendí, me preguntaba como podrían estas fechas no gustarle a alguien cuando todo es tan bonito, tan lleno de color, ¿quien no amaría celebrar la Navidad? Con el paso de tiempo esa felicidad de que llegue DICIEMBRE ha ido cambiando poco a poco, será tal vez porque quedan muchos espacios vacíos en esa enorme mesa, unos porque se fueron a buscar mejoría en otra geografía, otros porque les tocó la hora de partir hacia un lugar, espero mejor. Será además porque el espejo me muestra cada vez cuan lejos estoy de esa niña que aun me siento y que no solo yo he sufrido el paso del tiempo sino también todos los que me rodean. En fin, aun cuando estas fechas me ponen nostálgica  agradezco a Dios el tener a mi familia unida y el poder dar gracias hoy, de al menos decirle cara a cara FELIZ NAVIDAD a los seres que más amo en el mundo. La vida nunca será la misma, cada año trae sus propios cambios y retos, algunas personas se van, otras llegan, sin embargo cada DICIEMBRE habrá razones para celebrar y recordar los momentos vividos. FELIZ NAVIDAD PARA TODOS!!!

jueves, 19 de diciembre de 2013

Felicidad


La felicidad, esa sensación maravillosa de que nada ni nadie en el mundo puede hacernos sentir mal, esa que todos buscamos y soñamos, esa que defendemos con uñas y dientes con tal que nos dure un poco más, esa que disfraza las lágrimas, y protagoniza momentos inolvidables, en ocasiones ridículos. Pero detengámonos un segundo y preguntémonos ¿que es la felicidad? ¿es un estado? ¿un sentimiento? ¿algo efímero?.

La felicidad es ese instante en que comienza a sonar mi canción preferida, es ese momento mágico en que comienza a llover y las primeras gotas de lluvia mojan la tierra, es sentir los primeros rayos del sol brillando en mi cara, es simplemente sentirte útil cuando ayudas a alguien sin pedir nada a cambio. Ser feliz no es tener todo lo que quieres o todo lo mejor, ser feliz es conformarse con lo que tienes y de igual manera seguir siendo TÚ. Un amigo una vez me dijo que ser feliz era una metáfora, porque no podíamos definir ciertamente que era la FELICIDAD. Felicidad no es tener dos mujeres, dos carros y una exagerada cuenta bancaria, tengo amigos que viven en la cima de una loma, y son felices con el solo hecho de tener su siembra al día y su mujer en casa haciendo café.

Muchas veces esperamos un momento de felicidad con ansias, miramos al futuro y nos decimos a nosotros mismos que algún día tendremos o haremos eso que nos hará felices, sin darnos cuenta que el futuro es incierto, y que solo tenemos el minuto de ahora para ser felices. Alguien muy sabio dijo una vez que la felicidad no está en la cima de la montaña, está en cada paso que damos por alcanzar la cima. Entonces, ¿por qué esperar?... AHORA es el momento exacto y perfecto para ser felices, no es tan difícil, te atreves? ;)


viernes, 6 de septiembre de 2013

Un Hola para la Peke!!!



"Vamos a despedirnos como si nos fuéramos a ver mañana, no voy a llorar"- le dije. Y sin embargo cuando viré mi espalda y me torné de regreso al trabajo no pude evitar que las lágrimas corrieran por mi rostro, era la única manera de desatar ese nudo seco que se me había formado en la garganta minutos antes.

Las despedidas siempre son tristes, no importa si "el que se va" es amigo, familiar o desconocido, solo tiene uno que ir a los aeropuertos y ver los ojos de los que están por marcharse y de los que se quedan, los ojos -puertas del alma- lo dicen todo.

Me tocó despedirme otra vez de un amigo. Se nos va la Peke, ese pedacito de persona que ha acompañado a las Torres Gemelas (Yady y yo) por más de 5 años, se le va una patica a esta mesa llena de recuerdos de sus muchas frases cómicas, de cuando llamó a Oscar, el decano de nuestra facultad de Informática "profesito", porque sí, con ella todo es en diminutivo, nunca entendimos por qué. Pero solo es diminutiva en las palabras porque su alma es gigante y sus sentimientos mucho más.

Ahora pensando y dando un flash back a nuestra amistad, no sé definir cuando nos hicimos amigas, solo sé que Yady, ella y yo formamos una hermandad inquebrantable estos 5 años de la carrera. ¿Qué podemos decirte Peke que no sepas ya? Que te queremos mucho, que eres como la hermanita menor,  que le vamos a demostrar al mundo entero que las distancias no rompen sentimientos, que seguiremos estando juntas -gracias al bendito FACEBOOK y al e-mail- y  seguiremos siendo las amigas inseparables que hemos sido siempre. Que nos sentimos felices por que finalmente estarás junto a la persona que amas y que todo te irá muy bien, de eso estamos muy seguras... TE QUEREMOS PEKEÑINA.

No te decimos adiós, simplemente "Hola PEKE!!! Qué bueno verte otra vez", estoy segura que el tiempo se irá volando y más pronto de lo que pensamos estaremos en nuestra mesa de Doña Nelly para darnos F5 de todo cuanto ha sucedido en nuestras vidas. Esta vez las "señoritas" irán por ti. ;)

lunes, 2 de septiembre de 2013

Septiembre de nostalgias



Septiembre, mes maravilloso lleno de recuerdos y nostalgias. Si pudiera virar el tiempo atrás quisiera que fuera aquel septiembre de 1991, aquel en que de la mano de mi madre llegué a lo que sería mi Escuela Primaria. Mi corazoncito se apretó al ver que mi madre se marchaba y me dejaba allí con los demás niños que no conocía, las lágrimas se asomaron a mi rostro, estaba asustada, me sentía sola. Esa sensación duró pocos minutos porque la maestra Iraída sabía cómo hacer que esa aula tan pequeñita se convirtiera en un lugar querido y deseado por todos, ella sabía crear el ambiente acogedor que muchos necesitábamos para sentirnos a gusto en nuestra nueva casa. Gracias a ella conocí los números, los colores, las vocales, conocí a José Martí y la Edad de Oro, descubrí que tenía dotes para la actuación cuando en más de una ocasión interpretara a Piedad, y me aprendiera de memoria gran parte de su texto: "Te quiero por que no te quieren". Recuerdo cuan orgullosa me sentí aquel primer 28 de Octubre, yo toda vestida de miliciana y sujetando mi rosa roja para Camilo. Recuerdo las tardes de recreo jugando a las escondidas, o a ladrón o policía, tantos juegos que ahora no recuerdo, pero que sin duda alguna hicieron de mí una niña inmensamente feliz. Cuando comencé a portar mi sello de YA SÉ LEER me convertí en asidua visitante de la biblioteca de la escuela, la bibliotecaria siempre me pedía que participara en cuanto concurso de poesía y literatura hubiera, gracias a ella gané varios premios provinciales. Recuerdo cada rincón y cada olor.

Llegó la adolescencia, y con ella el cambio de escuela, de amigos, de uniforme. Llegaron los sentimientos encontrados, las dudas sobre qué carrera estudiar. Los tan famosos "círculos de interés" abrieron en mí el deseo y la pasión por el mundo de la informática, solo unos meses me sirvieron para decidir que estudiar.

El tecnológico fue una etapa de aprendizaje total, todo lo referente a programación, diseño y lógica informática, materias que forjaron en mí habilidades muy importantes. Hice amigos a montones.

Luego llegó la Universidad, benditos 5 años!!! Agradecida me siento hoy de haber contado con el mejor grupo que se pudiera tener, juntos siempre al 100%, con un claustro de profesores de élite. Hace un año ya que me he graduado, hace un año que mi manos no tocan un libro, no al menos con las ansias que lo hacían antes, no con la necesidad impetuosa de estudiar para poder aprobar un examen. Extraño las tardes estudiando en la biblioteca, las noches de insomnio memorizando las fórmulas de Física I, extraño los Festivales de Artistas Aficionados y mis ruedas de casino, extraño todo, los amigos y los que no lo eran, en fin....si pudiera volver el tiempo atrás sin duda alguna pediría estar otra vez en aquel septiembre, estoy muy segura que esta vez no lloraría ese primer día, ya atesoro la experiencia y la maravilla de muchos septiembres.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Marlan y yo: no importa el tiempo.



Aun me parece estar escuchando a mi hermanita decirme "Yo nunca me avergonzaría de salir contigo", esa fue su respuesta cuando una vez le comenté que llegaría el momento en que preferiría salir con sus amiguitas adolescentes que conmigo, que era normal, llegaría el día que salir con tu hermana 15 años mayor no sería tan cool y hasta en cierta forma te daría vergüenza. "Eso nunca va a pasar con nosotras"-me dijo. 

Ayer como de costumbre fuimos juntas a un concierto de uno de sus grupos preferidos "Mucho Ruido", y allí se encontró con varias de sus amigas del cole, y todas cuando comenzó el concierto corrieron y se pusieron en primera fila, ella me miró, yo la miré y le dije: VE!!!, sus ojos se encendieron, los míos también. La miré, no sé si como la hermana que soy o como simplemente una mujer adulta que extraña esa etapa tan linda de la adolescencia, mirándola me recordé de tantas cosas vividas con mi tropa de aquel entonces. Ella es mi espejo, era como si por arte de magia el tiempo hubiese dado marcha atrás y estuviera mirándome a mí misma en uno de mis conciertos de Moneda Dura. Que recuerdos!!!!

Ella por instantes tornaba su mirada hacia atrás, para ver como estaba, y yo simplemente le asentía con la cabeza y le sonreía, ella estaba feliz y yo más por verla ya hecha toda una mujercita. El tiempo ha pasado tan rápido, fue ayer cuando con solo 5 añitos dejó atrás el pueblito donde vivía y vino a vivir a la cuidad, la recuerdo como un animalito indefenso y temeroso, tímida al ciento por ciento. Hoy con sus 13 años, es otra persona, inteligente, para nada introvertida, muy firme en lo que quiere y una bailarina española estupenda.

Y aunque me sentí como una vaca en un cine, sé que se volverá a repetir, que volverá a pedirme que la lleve al teatro a ver el ballet o a otro concierto, y yo seguiré complaciéndola, aunque un día ya no me pida que sea su cómplice en las salidas, porque así como he volado, y he cometido mis errores, ella tiene echar sus alas a volar y cometer los suyos, simplemente estaré allí para ayudarla a enmendarlos. Al fin y al cabo siempre voy a ser su HERMANA LA GRANDE!!!


viernes, 14 de junio de 2013

La persona más importante de mi vida





"Te amo", de eso no tengo ninguna duda, sin embargo nunca te lo he dicho de frente, muchas veces el miedo  (o una vergüenza tonta) me invade, miedo a que el tiempo un día deje de existir  para ti o para mí  y nos hayan quedado tantas cosas por decir. Ere la persona que más admiro en el mundo, eres ese ser que me ha enseñado los valores que poseo, y me has enseñado que siempre, no importa las circunstancias, tengo que ser una mujer de bien, tengo que respetar para que me respeten y que siempre hay tiempo para aprender algo más. Que de nada nos afectó que te fueras de casa cuando tenía 12 años porque siempre hemos estado cerca, siempre he sido "tu gata flaca" aunque ya esté rondando los 70 kilos  y sé cómo te brillan los ojos cuando mencionas la palabra "INGENIERA". No puedo olvidar tu cara feliz el día que me dieron la evaluación de mi tesis y sé que se te aguaron los ojos y trataste de ocultarlo pero nos conocemos tanto papá que no puedes esconder nada de mí. Gracias por todo lo que me has dado y por todo lo que me das aun cuando ya soy toda una mujer hecha y derecha, gracias por los consejos y por sobre todas las cosas por quererme y ser tan incondicional conmigo. Este domingo cuando todo el mundo esté celebrando el "Día de los Padres" te abrazaré, te besaré y te miraré de frente a esos ojazos color miel que tienes, y te lo confesaré sin miedos ni vergüenzas: TE AMO PAPÁ!!!! FELIZ DÍA!!!


viernes, 26 de abril de 2013

Encuentros


A veces temo encontrarte por las calles, cruzar una acera y verte ahí de pie como esperando algo, muchas veces te veo sentado en ese banco donde pasamos tantas tardes, simplemente hablando de cuanto odiábamos el aburrimiento. Aquel libro que me regalaste en la primera cita lo he leído unas cien veces, aquel que cada vez que me sudaban las manos se me quedaban todas las letras pegadas a mis dedos y tú  te empeñabas en borrarlas y la marca se quedaba por casi una semana. En cada una de sus páginas te recuerdo haciéndome esas historias con tus muchísimas maneras de dramatizar, hasta parecías un profesional de la actuación.

Tengo instantes en que suena el teléfono y lo tomo corriendo pensando que responderé y saldrás tú con tu voz cansada y me dirás Hola tontina, y yo una vez más me pondría de mal humor como casi siempre cuando me llamas así, pero me doy cuenta de que no puedes llamarme, me doy cuenta que vivo en un mundo donde simplemente me quedan las marcas de las letras de ese libro que leo cada tarde. 

Entonces cuando estoy sola en casa viendo tus fotos te siento junto a mí, y siento que nunca te vas del todo, te quedas aquí porque sigo aferrada a cosas que ya no pueden ser. Me siento tan sola, me has dejado tan sola. Por eso es que temo encontrarte por las calles, porque estoy segura que si te encuentro te pediría sin rodeos ni excusas que me lleves contigo.